Artículo Periodístico 3.015º: “¿Cuatro mil artículos de Unamuno?”.

                         Artículo Periodístico 3.015º: “¿Cuatro mil artículos de Unamuno?”.

¿Cuántos artículos periodísticos escribió y publicó Unamuno, cuántas cartas redactó y envió? ¿Qué nos podrían decir los artículos de Unamuno para nuestra época?

Pienso que es una realidad pendiente, una realidad cultural pendiente, que no sepamos, exactamente, o aproximadamente, y, no se tengan archivados, los miles de columnas que redactaron y publicaron sea Unamuno, Caviá, Pardo Bazán, Galdós, Clarin, Ortega, D´Ors, Maeztu, Umbral, Ruano, Azorín, Camba, Plá, etc. Porque es una pérdida de un tesoro cultural importante y esencial.

España durante el primer tercio del siglo veinte, tuvo condiciones y circunstancias de existencia muy complejas, por denominarlo de una manera suave. Pienso, que el articulismo producido por docenas de tinteros en esa época, cientos de autores y autoras posiblemente, podrían servirnos para entender y comprender el presente, para no cometer los mismos errores hoy que ayer. Hoy, existen fuerzas sociopolíticas y analógicas problemáticas, con las mismas siglas, o, semejantes ideologías, a grandes marcos y líneas y rasgos, que en esa época.

He indicado varias veces, que hoy en el periodismo digital, ya existente, se dice que en esta década, posiblemente, todo el periodismo se convierta en digital. Pienso y me pregunto, que en la sección de opinión, estos medios podrían tener dos subsecciones, el de opinión de firmas actuales, y, otra sección que podríamos denominar “periodismo de opinión histórico”, dónde, según los derechos de propiedad intelectual, se pudiesen publicar, republicar, artículos de hace ochenta o cien años. Pienso que nos daría una gran variedad de puntos de vista. Aprender en la cabeza de los humanos que nos precedieron. Lo mismo aplicado a columnistas del siglo diecinueve, lo mismo o a semejanza también en las viñetas de humor.

Miguel de Unamuno y Jugo, según los datos que dispongo, publicó hacia la década de 1920, una columna titulada Mi primer artículo, en el que indica que hasta ese momento, había publicado unos cuatro mil artículos. Llamo a la comunidad intelectual y cultural de nuestra sociedad, que los especialistas y expertos, nos informen cual es el número y la cantidad, y, que en la medida de lo posible, se realice un Archivo que pueda ir coleccionando y documentando o contactando todo el articulismo realizado por Unamuno –y, también hagan lo mismo otras entidades con otros autores y autoras…-.

Opino y pienso, que Unamuno debió de escribir-redactar-publicar más de cuatro mil artículos, porque todavía vivió y existió, hasta 1936. y, también publicó y envió con vuelos de cartas, bastante a América. Con lo cual, esta sería un tesoro a descubrir lleno de piedras de granito y preciosas sobre el columnismo español, sobre el de Unamuno. -Tengo entendido, que un profesor de Filosofía de Secundaria, que tenía cátedra en la provincia de Toledo, hace una veintena de años, publicó y redactó y amasó una tesis doctoral sobre el articulismo de Unamuno, quizás, su voz y su saber y su erudición podría ser necesaria para esta cuestión-.

En el articulismo del último tercio del siglo veinte, y de esta quinta parte del veintiuno de esta Península Ibérica, se olvida demasiado a Unamuno, Ortega, D´Ors, Maeztu y otras figuras, que fueron los padres y abuelos del columnismo de la generación de Ruano y Camba, Plá, Cunqueiro, y, en la generación de Campmany, Umbral y Alcántara y Vicent sucede lo mismo se recuerda suficiente a Ruano y a Camba, pero se sigue olvidando demasiado, o solo de pasada, a los Unamuno y a los Ortega. No sé, si sucede algo parecido con Larra, que sin quitarle méritos, olvidamos a todo el articulismo del XIX, antes y después y al mismo lado-tiempo que Larra, Fernán Caballero, Alarcón, Bretón, Calderón, Becquer, Mesoneros, y, más tardios Pardo Bazán, Galdós, Clarín, Cavía, etc.

Sucede que periódicos en papel y ahora en papel/digital o solo digital, que hayan horadado el silencio y el ruido del tiempo, más de cien años, en esta Península, que yo sepa, solo existe el ABC, supongo que algunas cabeceras regionales, se acercarán al siglo. Cierto es que muchos surgidos después de la incivil guerra civil, todavía permanecen, ahora casi todos en bits electrónicos de información.

Pero reitero la idea-sugerencia-paloma enviada a los corazones de los actuales equipos directivos de esos medios, que podrían, con el articulismo y columnismo y articulistas que editaron y publicaron en sus papeles de tintas en blanco y negro, realizar una labor de búsqueda y catalogación y archivo y documentación de los columnistas que durante décadas o lustros, pusieron sus palabras sobre sus tabloides, sea en un artículo o sea en cientos o en miles.

Cierto es que todos estos medios, tienen un Archivo Hemerográfico de todos o casi todos los números publicados por su cabecera, durante décadas. Pero, también es cierto que toda esa información-documentación hay que trocearla-analizarla-archivarla para que los tesoros del pasado nos puedan dar luz y sombra al presente. También es verdad, que miles de cabeceras, solo tuvieron una vida o existencia efímera, de meses o años o lustros y, que sus tesoros duermen esperando a su príncipe azul que les dé un beso y los haga revivir su sabiduría y sus errores.

Comprender y entender en la cabeza de los abuelos y bisabuelos, para que no cometamos los mismos errores y disonancias. Aprender en cabezas-labios-rostros ajenos, plagiando el habla popular en forma de frases cortas.

¿Volvemos a la pregunta que lanzo al mundo, cuántos artículos publicó y redactó el maestro Unamuno…?

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (03-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.015º: “¿Cuatro mil artículos de Unamuno?”.

E. 17 mayo 2022 a El ¨Digital Sur.com.

Humor 1.151. Humor 1.152.

 Humor 1.151,

La Revista Lugar de Encuentro.com. Diario Siglo XXI.com.


Humor 1.152.

El Diario Alhaurin de la Torre.com. Pontevedraviva.com.









Artículo Periodístico 3.022º: “La cultura y la Cultura en tiempos de guerras”.

                         Artículo Periodístico 3.022º: “La cultura y la Cultura en tiempos de guerras”[1].

La estética, la belleza componente de lo real, de la creación e investigación y descubrimiento humano es la sal y la miel que nos puede ayudar a soportar los sufrimientos.

Cada ser humano necesita degustar alimentos, energía en forma de proteínas y demás elementos, necesita cobijo para refugiarse de los climas adversos, necesita seguridad hacia su persona, por eso hemos creado aldeas-pueblos-ciudades con torretas y murallas de tierra/madera/piedra, pero también necesita interpretaciones del mundo, cultura e ideas, aderezados-adornados-enhebrados en aspectos bellos y con belleza. El ser humano ama y siente lo bello y la belleza, sea en las palabras, sea en las formas, sea natural, sea creada, sea en unos labios, sea en un ente de colores

En tiempos enormemente complejos para este foso del toreo que es Hispania, Luis Cernuda, publicó un artículo en El Mono Azul, el día 28 de octubre de 1937, titulado: Un posible repertorio teatral, en el que nos narra ideas sobre el teatro, en definitiva, ideas sobre la belleza, de cómo superar el presente, de que el ser humano necesita también elevarse conceptualmente, el arte o artes, como instrumento para crear-criar esperanza en el ser humano, entre los hombres, en lo humano y en la humanidad. En tiempos enormemente complejos aquellos de Cernuda, y todos lo son –en mayor grado o menos-, el hombre-mujer-niño-niña-anciano-anciana necesitan una botella de belleza-bondad-verdad expresado en la observación de lo natural o, y, lo creado por el mismo.

Me imagino un grupo de prehistóricos, de nuestra especie, en el Auriñaciense o Magdaleniense, al lado de la cueva, entre el sol que se va apagando y la noche que se abre. Alrededor del fuego, preparando la comida-cena, quizás, la única de todo el día. Cansados de buscar-rebuscar entre los bosques la energía de cada día. Me imagino esa camada de bípedos racionales con imaginación y creación, narrando historias, cuentos, memorias. Me los imagino creando belleza, creando interpretaciones del mundo, mundo interior y exterior. Somos los grandes interpretadores, como especie. Todos los saberes, son grandes sistemas de interpretación, los cultos dirían de heurística, de exégesis, de hermenéutica… pero, pero yo, que soy del pueblo, expreso, somos animales de interpretación.

En tiempos de tragedias-angustias-sufrimientos personales e individuales, en tiempos de tragedias colectivas-sociales, sean de un tipo o sean de otro. Para continuar viviendo y existiendo, necesitamos pan y cobijo y vestido y fuego, pero también, anhelamos belleza. Necesitamos volver, cada uno, a su venero de belleza y veracidad y verdad y sosiego. Unos, serán grandes composiciones musicales, otros serán largos paseos por los alrededores de su aldea, aquellos, quizás, grandes composiciones de palabras, el vecino de al lado, grandes masas individuales de colores y formas… Necesitamos volver a la belleza, cada uno, a su belleza particular. Para resolver ese conflicto tan grave que arrastramos, para poder soportarnos a nosotros mismos, para seguir mirando el mundo con esperanza

Se indica que en estos momentos, la humanidad, está soportando una treintena de conflictos armados o guerras o belicosidades organizadas. En mayor o menor grado, con diferencias constitucionales o cualitativas, por una razón o por otra. Siempre, casi siempre, por la maldad y la ambición y la envidia y, mil otros males morales y psicológicos humanos. El conflicto armado es el fracaso de la humanidad. Cierto es que siempre una parte es la atacante, y otra, la que se ve obligada a defenderse, por tanto, no son lo mismo. Pero la humanidad, entre muchas temáticas a resolver, está y tiene pendiente la epidemia de la guerra y del conflicto armado…

También existen millones de personas, que están en una situación personal de enorme sufrimiento y pena y angustia y desaliento individual, en el borde de un abismo, sin encontrar salida, tentado del mal sin remedio contra si mismas, en una desesperación enorme…

A ambos tipos de personas encerradas en uno de estos dos géneros-tipos-conjuntos de realidades, las tragedias colectivas gravísimas, o las tragedias individuales gravísimas, a ambos tipos de personas, les indico que se acerquen a la belleza, la belleza de una radio emitiendo música, la fotografía de un cuadro o pintura, unas docenas de páginas escritas como si fuesen caminos de hormigas formando palabras, la mirada buena de otras personas, el recuerdo o recuerdos buenos del pasado, porque no todo en el olvido de los días y años de décadas anteriores, no todo ha sido negativo, mirar y remirar y contemplar la naturaleza al lado de su balcón, acercarse al concepto o idea del Buen Dios, tener la esperanza, que también, puede existir, aunque sea como posibilidad y probabilidad la vida eterna para cada uno de nosotros, perdonarse a si mismo, por los errores que haya cometido, que pueden ser muchos…

Atarse a la belleza, que tengamos alrededor, y, con ella, intentar saber, que después de la noche negra y obscura, siempre resurge un amanecer lleno de luz que puede tardar un mes o un año o cinco años, pero todo se va curando y recurando. Paz y bien…

http://filosliterarte.blogspot.com.es      © jmm caminero (11-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.022º: “La cultura y la Cultura en tiempos de guerras”.



[1] E. 17 mayo 2022 a Culturamas.es. Rota al Dia.com. La Voz de Palma.com.

Artículo Periodístico 3.021º: “Rodeados de números”.

                         Artículo Periodístico 3.021º: “Rodeados de números”[1].

Si salimos de la cueva prehistórica y observamos la primera nevada del invierno,  llevamos dentro de sí/nosotros la cultura, enormes cantidades de números, palabras, conceptos, ideas.

Puede que pensamos que vivimos o existimos en una existencia natural y en la naturaleza, aunque nos hayamos traslados desde Europa a alguna isla perdida del Pacífico que todavía está virgen, dicen, expresan, cuentan y narran con esa palabra. Sino que allí, en ese islote rodeado de agua y solo cien personas andando a tu lado, y, aquí, en Europa, Occidente, Asia o África, existimos dentro y fuera de un complejo sistema de sistemas culturales, de interpretaciones del mundo y en el mundo.

Somos naturaleza, tenemos una naturaleza física y biológica natural, vivismo y existimos y respiramos en una Naturaleza Física, el planeta y el sistema solar y la galaxia, y, en un medio que contiene cientos de millones de otras especies, diezmiles de millones de individuos de muchas especies, todos insertos en geografías físicas y montañas y mares y valles. Pero estamos dentro de nosotros en estepas y sabanas y selvas de ideas y conceptos y deseos y pasiones, que están comedidos por realidades culturales, que hemos heredado. Vemos y nos vemos en números y en palabras y en conceptos y, todo lo que nos sucede o podemos realizar, pasa por esos niveles de existir y existencia y vivir y vivencia.

Felipe Benítez Reyes publicó un artículo titulo Los números en El Dominical el 09 de mayo del 2004 y como todo columnista especula-observa-piensa-reflexiona sobre las realidades interiores y estas como se proyectan en el exterior, y las del exterior en el interior. En Matemáticas se piensa-medita-reflexiona-analiza, si los números son algo natural en sí, o son creados-inventados-diseñados-digeridos por los seres humanos, o, ambas cosas a la vez. O, expresado de otra forma, si los números son realidades en sí, o solo son invenciones de la imaginación o creación humana. O, si estos tienen realidad en sí, devienen de la naturaleza, o son descubrimientos o imaginaciones de lo humano.

La gran pregunta que atraviesa los siglos, y los grandes científicos matemáticos y de la naturaleza se han hecho, ¿es cómo algo inventado o descubierto por los humanos, es capaz, de ser una herramienta, que nos descubre la realidad…? ¿La naturaleza está escrita en lenguaje de números… Galileo, Descartes, Einstein, y cientos de matemáticos a lo largo de los siglos, empezando, por el viejo maestro Platón, que evidentemente, no era un matemático hasta dónde conocemos, pero para el la geometría era esencial en el saber humano, cosa, que la historia ha mostrado y demostrado que era verdad…?

Todo tiene o está formado por distintas realidades-partes-trozos, relaciones entre sus partes, o, combinaciones entre ellas, pero también podríamos expresar, que todo tiene número, todo es número, todo ente tiene números en su formación o su esencia, incluido el ser humano, y, que el ser humano siente y piensa en palabras y enunciados pero también en números. Lleva en su cabeza números, incluso, la persona más analfabeta del mundo.

No solo números del teléfono de sus amistades y familiares más cercanos. Sino números de la realidad que rodea el sentido del mundo humano. No podemos captar las explicaciones del mundo sin los números, aunque no solo con los números de momento. Todo lo que hacemos o percibimos tiene colores, nadie lo negará, tiene peso, tiene medidas, tiene números también, tiene cantidad y la calidad. Quién sabe si la calidad y calidades son relaciones  entre cantidades de cosas-funciones-proporciones…

A veces, me digo a mi mismo, en momentos de desánimo en cuanto a la cultura, porque llevo cultivando esta parcela décadas ya, y, todo lo que construyo o realizo, apenas tiene lugar en esta sociedad. A veces, me digo, si me hubiese dedicado al número y a la forma-geometría, a la matemática, suponiendo hubiese tenido algún talento, o a la ciencia natural, por ejemplo, a la biología, si hubiese encontrado un nuevo algoritmo, o una nueva especie viviente.

Si hubiese encontrado algo de ello, me digo a mi mismo, me pregunto a mi mismo, y, hubiese informado por los cauces oficiales, habrían valorado el descubrimiento, lo habrían falsado o verificado, y, lo habrían aceptado o negado. Pero me he dedicado al cultivo de la cultura en los terrenos de las humanidades, he sembrado estos campos de ideas, razones, datos y argumentos, en producciones-botellas-cerámicas en el ensayo, filosofía, literatura, arte plástico, y… ¡el silencio ha sido el alimento de todo… y, en todo, no sé si tiene valor alguno o no lo tiene, no sé si se conservará dentro de cien años o no…!

Ansío y deseo, que la humanidad se otorgue a sí mismo, una vuelta de tuerca del progreso y del avance, y empiece a utilizar el número, la matemática, a cientos y miles de cuestiones, que hoy, hoy entran en los campos de las humanidades, filosofía, artes, estética, teologías, culturas, literaturas… Pienso que ese día, si las ciencias sociales y las matemáticas de las ciencias sociales, empieza a analizar cientos de cuestiones que durante milenios, han estado bajo el orbe de la filosofía y las humanidades, ese día, la humanidad habrá saltado un enorme abismo que no le deja crecer hasta ahora. Al final, tantos conflictos nacen, de no tener un conocimiento cierto y verdadero. ¡Espero ese día, aunque yo no lo vea…!

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (09-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.021º: “Rodeados de números”.



[1] E. 17 mayo 2022 a La Manchuela al Dia.com. El Tambor Revista de la Gomera.es.

Artículo Periodístico 3.020º: “Con Feijoo en Oviedo”.

                         Artículo Periodístico 3.020º: “Con Feijoo en Oviedo”[1].

Cunqueiro en un artículo, con este mismo nombre o titular, como siempre, nos habla de todo, porque en definitiva que es una columna periodística sino un espejo del alma humana.

Cunqueiro publicó un artículo titulado Con Feijoo en Oviedo, el 09 de marzo de 1974, en Destino, número 1901. Pienso y opino y siento y percibo, que en España, no se ha valorado los suficiente a Feijoo, pero me temo que eso hacemos con casi todas las personas, las que viven alrededor de nuestras orejas, y, también, los que se dedican a cultivar alguna actividad, sea profesional o laboral o vocacional, también, las literarias y culturales.

Feijoo si fuese francés o inglés o alemán o italiano, no solo estaría en la etapa de la ilustración de su tiempo, años antes o años después, sino que lo levantarían como una enorme bandera. Pero aquí en nuestro terruño, no somos muy acordes a los homenajes sinceros y profundos, porque siempre tenemos o ponemos pegas y crisis y dudas. Si no es, debido a sus ideas, algunas o muchas, es a su biografía, o si no, a su estado de vida. En el caso nuestro que comentamos, Feijoo, era un fraile, y, hasta donde sabemos era buen fraile, quizás, no perfecto, quizás no santo de los altares, pero suficiente moral y espiritualmente, hasta dónde sé, nunca tuvieron que llamarlo a capítulo por ningún tema de su moralidad biográfica...

Es más, sus dineros que ganó con sus libros o su gran libro, no lo empleó en cosas malas, sino en realizar-construir-edificar una iglesia, y, en otros fines y modos y medios loables para todos. Por tanto, es un candidato que no se pueden rebuscar historias obscuras o matizadas, con esa frase, que se suele decir, “es que al final, era un hombre, con las debilidades de los hombres o de los humanos o de la humanidad” –según el cultivo de la cultura de quién la expresa…

Pienso y percibo y opino y siento que los miles de artículos de Cunqueiro, Alcántara, Umbral, y, otras decenas de docenas de articulistas de nuestro territorio, en diversas lenguas, no se valoran lo suficiente. No se vuelve a beber de sus aguas y de sus cocidos, que nos pueden aclarar, no solo aspectos de la historia del pasado, sino del pasado sobre el presente. En los grandes libros, olvidamos que en las novelas, teatro, poemarios, ensayos se toman-tratan-tocan temas de una enorme diversidad de temáticas, todas esenciales. Pero la vida, la vida fluye y refluye y rezuma y se irradia en los artículos periodísticos, esa mezcla de hechos de la realidad, de datos, de análisis, de literatura, de pensamiento, de filosofía, de circunstancia y de opinión del escribiente.

Una columna periodística se tarde diez minutos en leerse-releerse, siempre, si es de un tamaño medio. Pero nos aportan conocimientos e interpretaciones, que siempre serán erróneos, por deficiencia o por exceso, de imaginaciones o de falta de datos o de argumentaciones, pero nos sitúan un estado del caso, un estado de conciencia, un estado de la realidad, un estado del pensamiento, un aire de familia, nos diría, el viejo maestro Wittgenstein.

Es un comentario que se produce en un proceso de movimiento de una realidad, de una temática del presente, o, una cuestión eterna, que siempre vuelve y revuelve, un tema actual, siempre eterno, es los cambios de gobierno; en España, un tema eterno, es siempre ir contra los curas, de una manera o de otra; un tema, también eterno, pero parece no actual, es sobre la tortilla. Como ejemplo, que indico-repito-reitero, parece que no es actual, la tortilla, pero es esencial y lo más actual, mil aspectos de la rutina diaria, que son los que no hacen hombres y mujeres, nos hacen humanidad.

En un artículo, sin entrar en los dos grandes sectores, artículos de análisis o artículos de opinión personal o literarios. En la realidad, casi siempre se mezclan estas dos grandes botellas-bodegas-almazaras, porque no todo es análisis, mucho es prejuicio y sentimiento, no todo es percepción del deseo, sino que hay que rodearlo de caramelos de análisis…

Al hablarnos los artículos-columnas-comentarios-crónicas, de multitud de temas, aunque dentro de una pregunta dominante, al final, nos van indicando, diversas percepciones y datos y argumentos y razones y frases y enunciados y conceptos y máximas y sentencias y posibilidades. Quizás, en los artículos no busquemos la sabiduría, quizás, los escribientes de este género, tampoco quieran pontificar y encontrar la suma verdad, al final, un artículo, tomado en parte del concepto de Tomás de Aquino, la Summa Theológica, formada por cuatro mil artículos.

Al final, decía, un artículo, nos presenta, muchos aspectos de la realidad, para que un lector/a, al acercarse a ellos, a ese en concreto, puede que no esté de acuerdo en nada, pero quizás, en cincuenta líneas, esa columna, le ofrezca un simple dato u observación o concepto o idea o pregunta. Que ese sí, ese le puede servir para entenderse y comprenderse y preguntarse mejor. Esa idea-enunciado-noticia-dato-pregunta, le puede servir, mientras va en autobús o metro o andando o nadando o en avión o en barco o remando o besando, se diga a sí mismo, quizás, halla que perfeccionar este tema, con esta nueva idea. Quizás, deba repensar algo, algo sobre esta cuestión.

E, igual que se peina cada mañana y cada tarde, un artículo le sirva para peinarse y repeinsarse un poco mejor el corazón/carne/mente/alma, o, al menos, con más racionalidad.

http://youtube.com/jmmcaminero        © jmm caminero (06-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.020º: “Con Feijoo en Oviedo”.



[1] E. 17 mayo 2022 a Tarancon Digital.es. La Verdad de Ceuta.com.

Artículo Periodístico 3.019º: “Sobre el mal, lo malo, la maldad…”

                         Artículo Periodístico 3.019º: “Sobre el mal, lo malo, la maldad…”[1].

Posiblemente desde Caín y Abel, metáfora del bien y del mal, de la bondad y de la maldad, todo ser humano, toda generación se tiene que plantear el problema del mal.

En esta serie sobre articulistas del suelo patrio que voy rodeando con las palabras, recordando y homenajeando, columnistas literarios de ayer y de hoy, que ya sus huesos estarán hechos átomos y, los que todavía respiran, sin fijarme en filias o fobias, fidelidades ideológicas o culturales, le ha tocado hoy a Gabriel Albiac, filósofo y pensador y articulista, en una columna que tituló Para entender el Holocausto, publicada en Libertad Digital el 28 de junio del 2017, dónde narra la cuestión de la Shoah-Holocausto, en definitiva, intentar entender y comprender este genocidio, para intentar buscar soluciones que esto no vuelva a suceder

Llevo modestamente mucho tiempo, ocupando y preocupándome por el problema del mal y del bien, centrada también en este caso, y, un aspecto de todo este caleidoscopio, en el concepto que se denomina la “obediencia al mal” o “la obediencia debida” y “la banalidad del mal” –término y concepto que tanto se ha repetido desde Arendt, y que en otra columna y otros escritos, maticé la realidad-verdad de ese concepto-enunciado…

He observado, fijándome adrede, que en distintas situaciones sociales, de distinto tipo, pueden usted esforzarse en percibir-mirar-observar, y, también encontrarán casos, en un grupo humano, de varias personas, sea de un tipo o sea de otro. Existen líderes, semipatológicos, semisociópatas, semipsicópatas o el concepto de psicópatas incardinados en la sociedad. Y, que son capaces, en ese grupo, aislar y echar a una persona del grupo, porque ellos que hacen el mal, son capaces de convencer al resto, que no entran directamente en ese mal, que esa persona debe ser echada-marginada-silenciada-ninguneada del/en el grupo.

La persona buena o de buena voluntad, sin que por eso sea perfecta, que no lo es, en ese grupo equis, existe un individuo o individua zeta, que consigue convencer al grupo, al resto, que esa persona debe ser echada, es silenciada, ninguneada, marginada, vituperada, de muchos modos y formas y maneras, y, al final, es alejada o echada de esa entidad social. Incluso, la persona no buena, queda como buena, la persona buena que es silenciada, queda como mala.

Si esto sucede, en realidades sociales, entre amistades o grupos de amigos, en realidades de trabajo, incluso en las familias, en sentido amplio, tenemos una herramienta conceptual y mental para entender el Holocausto –al menos el aspecto que estamos estudiando y analizando y valorando…-.

¿Porque cómo la sociedad alemana, la sociedad más culta de Europa, quizás del mundo, fue capaz de callarse ante esa realidad? Primero, no sabemos el conocimiento que tenían de dicha catástrofe. Pero el esquema explicativo anterior, en otros artículos, he ido desarrollando otras variables causales, que entre todas, pienso explican, un buen trozo de la mal-maldad de  realidad…

Se produjo el tsunami perfecto. En el siglo diecinueve, la población por distintos motivos, entre otros los adelantos biomédicos en epidemias y enfermedades, la revolución industrial en su segunda fase, los derechos adquiridos por cambios sociales y culturales y políticos, etc. En el siglo diecinueve se produjo una eclosión demográfica, véase la situación a mitad de siglo, en el Londres de Marx, y, esto terminó con una nueva teoría sociopolítica, la del abanico de los socialismos –socialismos, comunismos, anarquismos-, y, produjo, en definitiva, la revolución soviética. Ante el temor de dicha revolución, se produjo, siguiendo el esquema de tesis-antitesis-síntesis, se crearon las revoluciones sociales radicales de la derecha, ante el temor de los comunismos…

En ese marco se crearon sistemas sociopolíticos, no democráticos, pero no democráticos, no solo en el sentido actual, sino no-democráticos, para los sistemas de finales del siglo diecinueve y primera mitad del veinte. Es decir, se anularon todas las cortapisas, que denominosle, los sistemas sociopolíticos tradicionales, evolución de siglos, en Occidente, aunque fuesen Monarquías o Repúblicas –limitadas tenían sus poderes, tenían sus contrapesos tradicionales del poder, aunque no fuesen democracias, al estilo de la segunda mitad del veinte-.

Pues estos contrapesos de poder, se anularon –por ejemplo la religión tradicional, costumbres sociales legales, parte de los llamados derechos naturales y morales, la concepción que el Estado debería tener un sistema jurídico natural en derechos…-, ante el temor del sistema comunista soviético, y produjeron, las revoluciones radicales políticas del signo contrario.

En esa situación del poder máximo del Estado –de un color o de otro, prácticamente sin límites-, con todas las herramientas de ese poder máximo, se instalaron, tanto en un color ideológico y en otro, unos sistemas, que no tenían los frenos tradicionales de “la mesura y la medida del ejercicio del poder”, y, esta es la base intelectual y conceptual y práctica, de los campos de concentración, campos de trabajo, campos de exterminio, genocidios, que se produjeron, bajo una bandera o bajo otra, con diferencias y semejanzas, en toda Eurasia en el siglo veinte

Si en un grupo familiar, vecinal, amistades, etc. sucede, algunas veces, demasiadas veces, observen, que es echada o silenciada o marginada, la persona de buena voluntad, y, gana la partida la persona menos buena, y, el resto asiste al espectáculo y al teatro, demasiadas veces, callándose o dando la razón a la persona no buena. Pienso que a nivel de la sociedad/Estado, cuándo un sistema de personas ocupan la Autoridad Máxima, con un sistema ideológico equis, no democrático, ni siguiendo las tradiciones de poder, que se han ido depurando y decantando durante siglos, se salta todas las normas, entonces, se produce, es una de las razones, junto con otras, se produce el mal y la maldad máxima, siguiendo tal ideología equis o zeta, sin media y sin cortapisas. Y, el resto de la población calla y se silencia y es silenciada, por el temor, al castigo máximo.

Pienso que esta razón, que la estamos viendo todos los días, delante de nosotros, en nuestros oídos y ojos, es una explicación ante este problema –siempre que no se olviden y combinen con otras…-. Este conjunto de razones-motivos-causas, al estudiar el problema del mal-maldad, no se ha tenido, lo suficiente en cuenta, y, son razones, que percibimos todos los días, delante de nuestros ojos –evidentemente, sin llevar a las personas a los campos de concentración, pero si a ser echadas de entidades sociales, grupos de amistades, vecindades, trabajos, escuela, etc.-.

http://filosliterarte.blogspot.com.es      © jmm caminero (05-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.019º: “Sobre el mal, lo malo, la maldad…”.



[1] E. 17 mayo 2022 a Euromundo Global.com. El Diario Alhaurin de la Torre.com.

Artículo Periodístico 3.018º: “Sobre Literatura, sobre Arte, sobre Artes”

                         Artículo Periodístico 3.018º: “Sobre Literatura, sobre Arte, sobre Artes”[1].

El problema gravísimo de las humanidades, especialmente, las de creación es que no tenemos métodos de verificación y de falsación. No como en la ciencia.

En un artículo de Juan Valera, publicado en la Revista Literaria, El Imparcial, del 17 de junio del 2001, titulado Huella del alma, por Francisco Acebal. Nuestro gran novelista literario del realismo nos analiza no solo esta obra y a este autor, sino el concepto de novela y narrativa.

Debo ser sincero, que yo sea consciente, no había oído nada de esta novela, ni de este autor. Puede que sea falta propia, falta de conocimientos, falta del azar propicio. Pero, pienso que refleja la realidad. Que esta obra merezca un comentario-crónica-artículo del gran Varela, es que dicho autor, o, consideraba que era una obra narrativa notable, o, y, quizás, tenía un grado de amistad o de obligación con el autor (Francisco Acebal, 1866-1933) o el editor, y, se vio obligado a realizar un análisis-elogio-homenaje al autor y a la novela y a la literatura.

El dramático problema de las Humanidades (Filosofía, Literatura, Artes, Teologías-Religiones, es que se pueden argumentar con la razón, pero al no poderse utilizar el método científico, no se puede verificar o falsar, según Popper), con lo cual, nos encontramos con y sobre una temática una multitud de opiniones diversas, con distinto grado de razón y argumentación, datos y entrelazamientos, pero no con una verificación o falsación absoluta, y, por tanto, cada uno, según sus circunstancias, ambientes, sociedad, cultura, y, mil otros factores, selecciona una o dos opiniones, y sobre ese caballo y avión y barco se piensa y piensa, percibe y se percibe, desea y se desea. Conceptualiza lo verdadero y bueno y lo no-verdadero y no-bueno...

Pienso que este es uno de los tres o cinco grandes y graves problemas de la humanidad, las mismas humanidades, las distintas interpretaciones del mundo, que forman o conforman el tejido esencial de interpretación de todo, forman las grandes arquitecturas de las culturas, sociedades, Estados, civilizaciones, ideologías, religiones, etc. ¿Y, qué sucede? ¿Qué unos indican que los huevos deben degustarse cocidos, aquellos que fritos con aceite de oliva, los vecinos mezclados con pan y vino, y…? ¿Y, los humanos no nos ponemos de acuerdo, esta es la base, esencial y fundamental, después, para/por tener enfrentamientos y confrontaciones, puede que las razones económicas y de supervivencia sean las verdaderas, pero, pero en el fondo las rodeamos de estos sistemas macroideológicos…?

¿Por lo cual, pienso, que si se encontrasen métodos más exactos para analizar los conceptos y prácticas y formas de ser y de actuar de los campos de las humanidades, la vida daría un salto cualitativa de y sobre la verdad, bondad, belleza, racionalidad, prudencia y, habríamos abolido enormes géiseres de sufrimiento y pena y angustia y dolor que los hombres sufren y sufrimos? Porque al final, todo es interpretación cultural humanística, que después, le otorgamos unos toques de racionalidad científica.

¿Cuál es la narrativa correcta, cual la novelística genial, cual es la obra maestra en la literatura, cuales sus autores…? ¿Cuándo la solución a este problema, como Medusa tiene multitud de brazos, no somos capaces de abordarlos todos…? ¿Siglo tras siglo, es la misma historia, una enorme cantidad de producción cultural, en el sistema y concepto amplio de humanidades, y, la mayoría se olvidan antes de llegar al mercado de las plazas públicas, algunas, tienen alguna presencia de unos meses o años, otras, solo algunas quedan para generaciones futuras,, algunas…? ¿La inmensa mayoría, que alcanzan notabilidad en su tiempo, se olvidan después…? ¿Es el caso de la novela que el gran Valera nos comenta, de este escritor y periodista?

Ya, ya he indicado hasta la saciedad, una pequeña solución, no total, pero al menos, una esperanza de respuesta. Hoy la tecnología nos lo permite, archivar curriculum, al menos, de los cientos de miles de autores y autoras en todas las especialidades humanísticas y de todos los saberes. Al menos, para si alguien desea buscar, le sea fácil encontrar, al menos, una introducción y datos y producciones culturales, sea en el género o saber que sea…

Podríamos profundizar en el gran hueco y pozo de petróleo y de gas del saber, de cómo las teorías literarias o artísticas se van modificando a lo largo del tiempo, como se van seleccionando autores y obras, cómo existe una infraestructura material y social que pondera el valor de unas obras y no de otras. Cómo va quedando ese poso, que denominamos el gran arte, la gran literatura, la gran filosofía, la gran teología…

Y, el resto, la inmensa mayoría, en el mejor de los casos, queda durmiendo en bibliotecas, algún ejemplar, porque al final, se va destruyendo y deteriorando, aquella obra, que tuvo mil copias, aún más, aquellas que no salieron de los vientres de las ballenas de los cajones.

Ahora la selva de Internet, ha dado una esperanza, a tantos autores y autoras, que cada mañana se levantan, cada noche se acuestan, pensando a ver si este día, es el día, de que alguien de cierta importancia, reconozca todo el trabajo realizado en ese campo. Pero en la mayoría de los casos, saben, a cierta edad, que muchos son los llamados y poco los escogidos. Pero, también, pienso, que es mejor pasar parte de la vida realizando un trabajo creativo, aunque sea mediocre-ínfimo-bajo de calidad, que no llenando las neuronas de alcohol y otros males morales graves.

Aquí, mi homenaje a este escritor, que desconocía su existencia, y aquí, mi homenaje a los millones de humanos, que han dedicado uno o cincuenta años a la creación e investigación cultural, en algún saber o en algún campo, y, la mayoría, de nosotros, yo también estoy incluido, nuestro destino es el olvido. Pero nos queda el consuelo, que hemos intentado buscar verdades y bienes y bondades y belleza. Nos queda el consuelo que hemos buscado paz y paz y paz con nuestros artilugios culturales…

https://museovirtualcuadernosdelamancha.wordpress.com © jmm caminero (02-17 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.018º: “Sobre Literatura, sobre Arte, sobre Artes”.



[1] E. 17 mayo 2022 a Murcia.com. Galicia Digital.com.

Artículo Periodístico 3.015º: “¿Cuatro mil artículos de Unamuno?”.

                           Artículo Periodístico 3.015º: “¿Cuatro mil artículos de Unamuno?”. ¿Cuántos artículos periodísticos escribió y ...